Los partidos y las entidades soberanistas tenían claro que la CUP siempre va por libre, pero no creían que eso podría repercutir en la estrategia de defensa ante el Tribunal Supremo de sus representantes imputados.