07/10/2020

El Jardín Canario supera la evaluación y renueva como Unidad Asociada del CSIC, el mayor órgano de investigación del país.


El Jardín Botánico del Cabildo de Gran Canaria ha renovado su condición de Unidad Asociada al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) tras superar con éxito la evaluación del mayor órgano de investigación del estado español, hecho que le permitirá seguir liderando proyectos de gran envergadura para la conservación de la flora endémica canaria y macaronésica.

Este reconocimiento del CSIC a la labor del centro se suma a la reciente renovación del Jardín Botánico Canario en la copresidencia del Grupo de Especialistas para la Conservación de las Floras Insulares Macaronésicas por parte de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) junto a la Universidad de Azores. Esta iniciativa retrata el estado de conservación de miles de especies para definir estrategias que garanticen su supervivencia.

Las dos noticias consolidan el estatus del Jardín Canario, dirigido por Juli Caujapé, como centro de referencia en su campo, pues atestiguan que sus indicadores científicos están a la altura de cualquier institución internacional de investigación sobre la biodiversidad, señaló la consejera de Medio Ambiente, Inés Jiménez.

El Jardín Botánico Canario posee la categoría de Unidad Asociada al CSIC desde junio de 2010 y ha participado desde entonces en una decena de proyectos de investigación de ámbito nacional e internacional, en la mayor parte de los casos liderando estos programas, que han contado con más de 5 millones de euros de financiación obtenidos en concurrencia con otras entidades gracias a su solvencia científica y a la calidad de sus propuestas.

En la actualidad, el Jardín lleva el timón del proyecto Nextgendem para desarrollar herramientas de la sociedad de la información para la gestión de la flora endémica con un presupuesto de 1,4 millones, así como el MACFLOR, dotado con 700.000 euros para detectar síndromes o fallos reproductivos en poblaciones naturales de endemismos y redirigir a ellos los esfuerzos de conservación, además del MACBiopest para rastrear las plantas endémicas en busca de elementos que puedan derivar en tratamientos fitoquímicos contra las plagas, en este caso con una financiación de 600.000 euros.

Asimismo, el Jardín Canario, que comparte grupo de investigación en el CSIC con el Real Jardín Botánico de Madrid, participa en el proyecto NextPOL para el análisis de los linajes de las malváceas endémicas del archipiélago canario dentro del Plan Nacional de I+D+I, el más exigente en términos científicos en el ámbito español. También colabora con el programa EUGENIA, que plantea un novedoso enfoque basado en datos genómicos y modelos epidemiológicos para evaluar la diversidad genética de especies amenazadas y de sus congéneres invasores, y el ECOFIBRAS para aprovechar las fibras de plantas invasoras.

Papel esencial para la conservación de la flora en la Macaronesia:

Pocos ejemplos muestran tan claramente el papel del Jardín Botánico Canario como garante de la flora en macaronésica como su liderazgo del grupo internacional impulsado por la UICN, el Jardín Botánico de Faial (Azores), el Jardín Botánico de Madeira, el Jardín Botánico de La Orotava, el Jardín Botánico Oasis Park, el Instituto Nacional de Investigaçoes e Desenvolvimento Agrario  de Cabo Verde y la Universidade de Lisboa.

En este caso, la renovación de la copresidencia del grupo hasta 2022 permitirá que el Jardín Canario siga desarrollando acciones para el seguimiento de especies críticamente amenazadas, el monitoreo y la reducción de los rangos de distribución de animales y plantas invasoras  en espacios naturales protegidos, así como para definir estrategias de reintroducción o restauración de especies.

Participan en este grupo, además del director del Jardín, el responsable del Departamento de Sistemática Vegetal y del Herbario, Águedo Marrero, el de Bases de Datos y Flora Amenazada, José Naranjo, además de la coordinadora de Educación Ambiental, Isabel Santana.

La labor del grupo de especialistas también abarca la comunicación y divulgación para visibilizar socialmente el valor de la biodiversidad nativa de la Macaronesia y los múltiples factores que amenazan su supervivencia junto al mantenimiento y enriquecimiento de bancos de muestras biológicas, terreno donde los Bancos de Germoplasma y ADN del Jardín Canario ofrecen otro espejo en el que mirarse.
 

Publicidad

Publicidad

En directo